Cómo hacer café con la técnica "cold brew"

Introducción

Si te encanta el café y no conoces la técnica “cold brew” o de infusión en frío, este es tu artículo. Aquí te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta técnica para hacer café que se está poniendo de moda.

Tras leer este artículo conocerás todos los secretos de esta técnica y podrás utilizarla en casa. Así disfrutarás de los muchos beneficios que te ofrece la técnica del “cold brew” frente a otras formas más tradicionales de preparar café en casa.

¿En qué consiste la técnica “cold brew”?

El significado de “cold brew” es el de infusión en frío. Y esta es la base de esta técnica para elaborar café.

Consiste en infusionar el café molido en agua fría o a temperatura ambiente.

Lógicamente, al utilizar agua a temperatura ambiente o a una temperatura menor será necesario prolongar el período de tiempo en el que café y agua están en contacto.

Esto hace que el tiempo necesario para hacer café usando esta técnica sea muy superior al necesario para hacer café utilizando las técnicas tradicionales.

En estas técnicas tradicionales para elaborar café el agua utilizada se encuentra a temperatura de ebullición o a una temperatura cercana a la de ebullición.

En la técnica de infusión en frío o “cold brew” es habitual emplear tiempos de hasta 24 horas para elaborar el café.

Pero a pesar de que utilizando la técnica “cold brew” necesitaremos mucho más tiempo para tener listo nuestro café, esta técnica tiene múltiples ventajas.

Y es que con las técnicas de elaboración de café tradicionales, al emplear agua a temperatura cercana a los 100 grados centígrados, extraemos componentes de sabor no deseados.

El grano tostado de café está formado por múltiples compuestos. Entre ellos se encuentran ácidos grasos y aceites que sólo se liberan por encima de una temperatura determinada. También algunos compuestos no deseados como cetonas, ésteres y amidas.

Algunos de estos compuestos añaden acidez al café y sabores torrefactos que pueden resultar extremadamente amargos. En algunos casos estos compuestos pueden proporcionar también cierta astringencia al café elaborado empleando agua a alta temperatura.

Mediante esta elaboración en frío del café, los compuestos de sabor extraídos de los granos del café son diferentes de los que se extraen al elaborar el café con agua caliente.

Gracias a la elaboración en frío resulta mucho más fácil apreciar los sabores característicos de los cafés de diferentes orígenes y variedades. Con la elaboración en agua caliente no resulta tan sencillo apreciar estas diferencias de sabor.

El café elaborado en frío, al tener mucha menos acidez, resulta más dulce y meloso que el elaborado en agua caliente. Por ello, prácticamente  no necesitaremos añadirle azúcar.

Además, al no ser necesario calentar agua para la elaboración en frío, resulta un método de elaboración más económico.

Una vez elaborado el café infusionado en frío, podemos conservarlo en el frigorífico durante varios días.

¿Puedo calentar el café elaborado mediante infusión en frío?

El café elaborado con la técnica “cold brew” suele consumirse frío, aunque también puede consumirse caliente.

Esto es así porque, una vez que hemos terminado de elaborar el café mediante esta técnica, lo filtraremos para separarlo de los granos molidos de café. Una vez filtrado, podemos calentarlo pues ya no existe riesgo de que el agua caliente extraiga los componentes de sabor no deseados.

No obstante, consumiéndolo frío será como mejor apreciarás todos los matices y sabores extraídos de los granos de café gracias a esta sencilla técnica de infusión en frío.

Foto de granos de café antes de ser infusionados en frío
Granos de café listos para hacer un café excepcional gracias a la técnica de infusión en frío

¿Puedo comprar café elaborado con la técnica “cold brew”?

.

Muchas de las grandes cadenas de cafeterías, como Starbucks, se han fijado ya en las ventajas de la técnica de elaboración “cold brew”.

Así, algunas de estas cadenas han comenzado ya a comercializar café elaborado de este modo, mientras que otras tienen planeado comenzar pronto su comercialización.

El éxito del café infusionado en frío es tan grande que también están surgiendo multitud de empresas que comercializan el café elaborado de este modo ya envasado en botellas o incluso en latas.

¿Qué es el café nitro?

El café nitro es una variante del café elaborado en frío.

Una vez elaborado el café con la técnica “cold brew”, el café se almacena en un barril similar a los utilizados para la cerveza. En este barril se introduce gas nitrógeno. Esto hace que el café se carbonate

Este café se sirve utilizando un grifo presurizado similar al de servir cerveza y su aspecto una vez servido es también similar al de una cerveza negra.

La espuma que se forma al servir el café nitro está formada por diminutas burbujas de nitrógeno, y tiene un consistencia muy cremosa.

Esta espuma es muy similar a la de las famosas cervezas Guinness. Esto es así porque la marca Guinness también utiliza la inyección de gas nitrógeno para carbonatar sus famosas cervezas.

¿Puedo elaborar café en casa con la técnica “cold brew”?

Sí. Además, resulta muy sencillo.

A continuación te explicaremos todas las claves para que puedas elaborar en tu propia casa café utilizando esta técnica de infusión en frío.

¿Puedo utilizar el agua del grifo para elaborar café con la técnica “cold brew”?

Sí, aunque al aplicar la técnica “cold brew” la calidad del agua es muy importante.

Por ello, si el agua del grifo huele o sabe demasiado a cloro o a alguna otra sustancia, será mejor que utilices agua mineral.

Lo mismo ocurre si el agua de tu ciudad es un agua muy dura con un elevado contenido en sales minerales. En estos casos también es mejor utilizar agua mineral para obtener así todos los beneficios y todo el sabor que nos proporciona la técnica de infusión en frío.

Foto de un grano de café que será infusionado en agua fría
Grano de café que utilizaremos para elaborar café con la técnica de infusión en frío o "cold brew".

¿Qué necesito para elaborar café con la técnica “cold brew”?

En realidad son muy pocas las cosas que necesitas para poder hacer café en casa utilizando esta técnica. Y la mayoría de ellas seguro que ya las tienes en tu cocina.

A continuación te contamos todo lo que necesitarás.

Café molido

Lo ideal es que utilices café en grano y que lo muelas justo antes de elaborar el caféNi que decir tiene que cuanto más elevada sea la calidad del grano de café, mejor será el resultado final.

El molido no debe ser demasiado fino. Para esta técnica de elaboración es mejor una molienda gruesa.

El motivo de utilizar una molienda gruesa se debe a que el tiempo de contacto entre el café y el agua va a ser muy prolongado.

Si usásemos un café muy molido correríamos el riesgo de que se produjese una sobreextracción.

Esto daría lugar a la extracción de compuestos no deseados de los granos de café que acabarían en nuestra deliciosa bebida, aportándole un amargor excesivo.

Moliendo el café más grueso evitamos este problema.

Báscula de cocina

La necesitarás para pesar las cantidades de café y agua.

Agua

Como ya te hemos explicado, a no ser que la calidad del agua del grifo de tu ciudad sea excepcional, lo mejor será no arriesgarse y utilizar agua mineral.

Filtros de papel para café

Los necesitarás para separar los posos del café una vez que hayas terminado la elaboración.

El filtro de acero de una cafetera, una manga de cocina, una estameña o incluso unos trozos de papel de cocina también te pueden servir.

Se trata de dejar atrás cualquier resto de los granos del café y dejar el líquido resultante de la infusión libre de cualquier impureza.

Un recipiente de cristal

Una botella o bote de cristal es lo ideal. Debe tener un tapón o tapa que permita cerrar el recipiente firmemente.

Es mejor un bote o botella grande. Ten en cuenta que vas a necesitar unas 24 horas para preparar el café y que podrás conservarlo refrigerado varios días una vez hecho. De modo que es mejor hacer una cantidad grande en cada elaboración.

Aunque puedes utilizar cualquier recipiente que reúna las condiciones anteriores, también existen a la venta recipientes especialmente diseñados para elaborar café en casa utilizando la técnica “cold brew” de infusión en frío.

Estos recipientes, al estar diseñados específicamente para esta tarea, suelen resultar muy útiles. Esto los convierte en una buena compra si utilizas habitualmente esta técnica de elaboración de café.

Un embudo

No resulta imprescindible pero te facilitará la labor y gracias a él evitarás el riesgo de que el café molido acabe desperdigado por toda la cocina.

Film de cocina

No es indispensable pero te resultará útil para tapar mejor el recipiente en el que vas a elaborar el café infusionado en frío .

¿Qué proporción entre agua y café debo utilizar?

Después de las pruebas que hemos realizado, creemos que la proporción que mejor funciona es de aproximadamente 8 partes de agua por cada parte de café molido

Es decir, te recomendamos que comiences utilizando 125 gramos de café molido por cada litro de agua.

Y recuerda que para esta técnica de elaboración, es mejor utilizar un molido grueso.

Una vez que pruebes el café resultante puedes variar la proporción entre café y agua hasta dar con la proporción ideal para tus gustos.

¿Durante cuanto tiempo debo dejar que se infusione el café?

Cuando utilices la técnica “cold brew” para elaborar café en casa debes dejar que el café molido esté en contacto con el agua a temperatura ambiente durante al menos 12 horas.

Aunque nuestro consejo es que lo dejes 24 horas. Este tiempo es el que mejores resultados  nos ha dado.

Ten en cuenta que cuanto más largo sea el tiempo de infusionado, más intenso será el sabor y más amargo será el café resultante.

Además, a mayor tiempo de infusión, mayor será el contenido en cafeína del café obtenido.

Son necesarias al menos 12 horas para que el café infusione por completo el agua. A partir de las 14 ó 15 horas, comenzarán a extraerse de los granos de café molidos los compuestos que proporcionan amargor.

Es una cuestión de gustos personales. Si te gusta el café amargo, prueba con 24 horas de infusión. Si prefieres eliminar el amargor del café, prueba con tiempos de infusión de entre 12 y 15 horas.

A medida que vayas haciendo pruebas irás perfeccionando tu técnica y ajustándola a tus gustos hasta dar con el café que se adapta por completo a tus preferencias personales.

¿Cuáles son los pasos a seguir para elaborar café con la técnica “cold brew”?

 

La técnica “cold brew” o de infusión en frío para la elaboración de café es realmente sencilla.

Estos son los pasos que debes seguir:

  1. Pesa la cantidad de granos de café en función de la cantidad de agua que vayas a emplear. Recuerda que un buen punto de partida es una proporción de 8 partes de agua por cada parte de café.
  2. Muele los granos de café sin molerlos demasiado. Para esta técnica es mejor utilizar un molido grueso. Ten en cuenta que cuanto más fino sea el molido más amargo será el resultado final.
  3. Coge el recipiente en el que vayas a preparar el café. Pon el embudo en la boca del recipiente.
  4. Echa dentro del recipiente la cantidad de café que has pesado y molido, ayudándote con el embudo.
  5. Echa dentro del recipiente la cantidad de agua que vas a emplear, utilizando también el embudo para facilitar la labor. Recuerda que la calidad del agua empleada va a influir mucho en el resultado final, por lo que es mejor utilizar agua mineral si el agua del grifo de tu ciudad no es de buena calidad.
  6. Remueve el contenido del recipiente para que el café molido se distribuya uniformemente dentro del volumen de agua y se empape por completo.
  7. Tapa el recipiente con film transparente. Pon la tapa del recipiente sobre el film transparente y ciérrala firmemente.
  8. Coloca el recipiente en un lugar en el que se encuentre a temperatura ambiente y déjalo durante reposar durante el tiempo de infusionado que hayas decidido. Nuestro consejo es que comiences probando con un tiempo de infusión no inferior 12 horas y de no más de 24 horas. Si lo deseas también puedes dejar el recipiente en el frigorífico durante todo este tiempo.
  9. Transcurrido el tiempo de infusión el café está listo para ser servido. Retira la tapa del recipiente y el film transparente.
  10. Coloca el embudo dentro de una jarra o algún otro recipiente en el que almacenarás el café ya filtrado y listo para ser consumido.
  11. Coloca el filtro de papel para café dentro del embudo.
  12. Vierte poco a poco la mezcla de agua y granos de café molidos dentro del filtro de papel.
  13. Continúa este proceso hasta que hayas filtrado todo el líquido y todos los granos molidos de café se queden en el filtro.
  14. En el nuevo recipiente tendrás tu café infusionado en frío con la técnica “cold brew” ya libre de restos de granos de café molidos.
  15. Guarda este nuevo recipiente en la nevera durante al menos dos horas antes de consumirlo. Podrás conservarlo en el frigorífico durante varios días e ir consumiéndolo poco a poco.

Ahora ya sólo te falta probar el café y disfrutarlo. Y por supuesto, decirnos en los comentarios de este artículo si te ha gustado y si crees que la técnica “cold brew” proporciona un café de calidad muy superior al que normalmente obtienes con las técnicas tradicionales para elaborar café en casa.

Ten en cuenta que el café elaborado con esta técnica de infusión en frío tendrá un sabor muy intenso.

Además tendrá un contenido elevado en cafeína que puede llegar a ser el doble de la concentración en cafeína que tendría un café elaborado mediante una técnica tradicional “en caliente”.

Así que, si quieres limitar el consumo de cafeína o no te gusta su sabor tan intenso, puedes rebajar el café infusionado en frío con agua o incluso con leche. En este caso, puedes probar a mezclar a partes iguales de café y agua. Utiliza el mismo agua que hayas utilizado para elaborar el café, o al menos una de la misma calidad para no desvirtuar su sabor.

El café elaborado con la técnica “cold brew” resaltará todos los defectos y virtudes del café que utilices

Así, si utilizas un café que no es de muy buena calidad, quizás no notes grandes defectos si lo elaboras en caliente del modo tradicional. Pero al elaborarlo mediante esta técnica de infusión en agua fría, podrás apreciar claramente cualquier defecto presente en el café.

Del mismo modo, si se trata de un café de calidad excepcional, es muy posible que muchas de sus virtudes pasen desapercibidas si lo elaboras con agua caliente. Pero al elaborarlo con la técnica de infusión en frío podrás apreciar un montón de matices nuevos y diferentes que te resultará muy difícil poder apreciar si utilizas las técnicas de elaboración en caliente más habituales.

Este café elaborado mediante infusión en frío está delicioso simplemente mezclado con hielo. Pero puedes usarlo también para mezclarlo con otras bebidas y hacer cócteles.

Así, por ejemplo, proporciona muy buenos resultados tras ser mezclado con martini o con ginebra.Y si lo mezclas con tónica obtendrás una bebida que no solo está deliciosa, sino que además es muy refrescante y está llena de matices.

¿Cuánto tiempo puedo conservar en el frigorífico el café infusionado en frío?

Aunque hay quien asegura que el café elaborado con la técnica “cold brew” o de infusión en frío puede aguantar hasta 2 semanas en el frigorífico, nuestro consejo es que no lo conserves más de una semana.

Y es que, después de una semana el sabor irá cambiando y se perderán todas las ventajas de haber empleado esta técnica.

Para nosotros 7 días es el máximo tiempo que debería conservarse refrigerado antes de consumirlo. Aunque recomendamos no esperar tanto y disfrutar antes de todas las bondades del café elaborado con esta técnica de infusión en frío.

Este período máximo de 7 días es el que te recomendamos en caso de que no hayas diluido el café obtenido tras la infusión en frío. Si una vez terminada la infusión en frío has optado por diluir este café concentrado añadiéndole más agua, entonces no te recomendamos conservarlo en el frigorífico más de un día y medio o dos días.

Cubitos de café helado

Otra opción muy interesante consiste en hacer cubitos de café helado.

Una vez que hayas hecho tu café infusionado en frío tan solo tienes que separar una parte, verterla en una cubitera y congelarla. Guarda el resto en el frigorífico, en el que aguantará sin problemas hasta una semana.

Cuando quieras consumirlo, echa en un vaso tantos cubitos de café helado como desees. Añade la cantidad que desees del café infusionado en frío que no hayas congelado y que has conservado refrigerado en el frigorífico. 

De este modo podrás disfrutar de todo el sabor del café sin obtener un café aguado, que es lo que suele ocurrir cuando echas café caliente sobre cubitos de hielo.

Ventajas de la técnica "cold brew"

Las ventajas de la técnica de elaboración de café mediante infusión en frío son muchas. Estas son las más importantes:

  • Se reduce al mínimo la acidez, el amargor, y la astringencia. El café elaborado mediante infusión en frío resulta menos ácido, menos amargo y menos astringente que el elaborado con agua caliente.
  • El café infusionado en frío es menos agresivo para el sistema digestivo. Esto lo hace ideal para personas que sufren de acidez de estómago.
  • Este café es mucho más dulce que el elaborado con agua caliente. De hecho, casi no necesitarás añadirle azúcar.
  • La técnica "cold brew" proporciona un café en el que es más fácil distinguir las características de sabor de cada tipo y variedad de café.
  • La elaboración de café mediante infusión en frío consume mucha menos energía.
  • El café elaborado con esta técnica puede guardarse hasta una semana en el frigorífico sin pérdidas apreciables de sabor.
  • Nos permite obtener un café con un sabor más intenso y delicado. Podremos apreciar más matices y sabores que normalmente no podremos apreciar en el café elaborado a partir de agua caliente.
  • La infusión en frío es uno de los métodos más sencillos y baratos para elaborar café en casa.
  • Este café resulta perfecto para servir frío en verano. El resultado es mucho mejor que el del café caliente al que se añade hielo, que siempre resulta más amargo y aguado.
  • Este café es ideal para ser usado en cócteles o combinado con otras bebidas como: leche, ginebra, tónica o martini.
  • Debido a la falta de acidez y amargor del café elaborado con la técnica de infusión en frío, podemos conservarlo muchos días en la nevera sin que pierda su sabor.
  • Esto te permite ahorrar tiempo. Así, por ejemplo, puedes elaborar una gran cantidad de café durante el fin de semana y disfrutar de él durante toda la semana.
  • El café infusionado en frío también puedes consumirlo caliente. No tienes más que calentarlo en el microondas para disfrutar de todas las virtudes de un café caliente elaborado con esta técnica. Disfrutarás de un café con un sabor más intenso y lleno de matices pero mucho menos ácido y mucho menos amargo.

Desventajas de la técnica "cold brew"

Estas son las principales desventajas de la técnica de elaboración de café mediante infusión en frío:

  • Esta técnica requiere de mucho más tiempo para elaborar el café. Son necesarias un mínimo de 12 horas para poder obtener todos los beneficios de este método de elaboración.
  • Aunque el agua caliente extrae más cafeína del grano de café que el agua fría, en la técnica de infusión en frío se utiliza una mayor proporción de grano y un mayor tiempo de infusión. Esto hace que el café elaborado con la técnica "cold brew" tenga más cafeína. Si quieres rebajar la cantidad de cafeína, puedes diluirlo añadiendo agua o leche hasta obtener una café con la intensidad que más se adapte a tus gustos.

Más Información

Si te ha interesado este artículo, a continuación encontrarás una serie de enlaces a otros artículos de Basmatic que quizás también puedan resultar de tu interés.

¿Tienes alguna duda u opinión que quieras compartir con nosotros? ¡Este es tu espacio! Déjanos tu comentario:

Basmatic participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a Amazon.es. Más información.