Científicos australianos recuperan una cerveza de hace más de 200 años.

¿Te imaginas cómo podría saber la cerveza que se consumía hace más de 2 siglos?. Quizás quieras dejar volar tu imaginación un rato, tal y como hemos hecho nosotros.

Pero la verdad es que no hace falta imaginarlo, pues en tan solo unos días será posible probar una cerveza que sabrá de forma muy parecida a como sabían las cervezas de hace más de 200 años.

Y es que un grupo de científicos está colaborando con la fábrica de cerveza artesana australiana James Squire para sacar a la venta una cerveza muy especial.

Y es que esta cerveza, que llevará el nombre de “The Wreck Preservation Ale”, será elaborada utilizando la levadura que ha conseguido recuperarse de un barco hundido en el año 1797.

A continuación te contamos la sorprendente historia de cómo ha sido posible recuperar el sabor de una cerveza de hace más de 2 siglos. Descubrirás una historia tan fascinante que parece sacada de una película de Hollywood.

El naufragio del Sidney Cove

Esta historia comienza en Port Jackson, una colonia penal británica que estaba ubicada en el estado de Nueva Gales del Sur, en el sudeste de Australia, en lo que hoy se conoce como bahía de Sidney.

Esta colonia sufría serios problemas de abastecimiento de suministros debido a que las técnicas agrícolas europeas no estaban funcionando con el éxito esperado sobre el agreste territorio australiano.

A la vista de estos problemas, en el año 1790, el gobernador de Nueva Gales del Sur autorizó a la colonia británica a obtener suministros directamente desde la India.

Desde entonces sucesivos barcos de mercancías transitaron desde la India hasta Port Jackson para proveer a la colonia de todos los suministros necesarios.

Sidney Cove era el nombre de uno de estos barcos dedicados al transporte mercancías, perteneciente a la compañía Campbell and Clark. Era un navío de tres mástiles conocido anteriormente con el nombre de Begum Shaw y que había pertenecido a la flota de Calcuta destinada al transporte de arroz. Fue rebautizado como Sidney Cove haciendo referencia a su destino, la bahía de Sidney Cove, ubicada en Sidney, Australia.

El 10 de Noviembre del año 1796, capitaneado por Gavin “Guy” Hamilton, el Sidney Cove partió desde la ciudad de Calcuta con rumbo a la colonia británica de Port Jackson. En este viaje iba cargado con todo tipo de mercancías destinadas a ser vendidas en la colonia.

La historia del garum

En este artículo conocerás la fascinante historia detrás del garum, la salsa de pescado que se consumía en grandes cantidades en la antigua Roma. Te explicamos cómo elaborarla en casa e incluso dónde encontrar salsas similares que se comercializan hoy en día.

El Sidney Cove debía probar una nueva ruta a través del Océano Antártico, por lo que su tripulación era superior a la normal e iba equipado con mantas, ropa de abrigo e incluso ganado vivo en establos construidos en la cubierta inferior del barco. Este ganado estaba formado por cerdos y cebúes

Pero la decisión de intentar esta nueva ruta antártica resultó ser fatal para el destino del Sidney Cove y su tripulación.

El 13 de Diciembre de 1796 las adversas condiciones meteorológicas provocaron una vía de agua en la parte de estribor de la proa. La tripulación del Sidney Cove efectuó sucesivas reparaciones para reducir el flujo de agua entrante.

Pero el 25 de Enero de 1797 nuevamente las malas condiciones meteorológicas volvieron a abrir la vía de agua, forzando a la tripulación a achicar agua de forma constante y a realizar nuevas reparaciones en el barco para reducir el flujo de agua que lo inundaba. 

El 8 de Febrero de 1797 las condiciones meteorológicas volvieron a empeorar, causando que la avería se agravase aún más y provocando que el agua entrase en el barco más rápido de lo que la tripulación conseguía achicarla.

Al día siguiente, el capitán del carguero se vio obligado a buscar tierra. Consiguió acercar el barco hasta una zona bastante resguardada y de aguas poco profundas, cerca de una pequeña isla conocida con el nombre de Preservation Island, frente a la costa noreste de Tasmania.

Allí, el capitán Hamilton encalló el barco para evitar su naufragio.

Para entonces el rumbo del Sidney Cove ya se había desviado de su ruta en más de 700 kilómetros.

Fotografía de dos botellas de la cerveza The Wreck sobre la isla Preservation Island
Imagen de la isla Preservation Island junto a dos botellas de la cerveza recuperada del naufragio del Sidney Cove.

Imagen cedida por: James Squire

Gracias a la habilidad del capitán consiguiendo llevar el barco hasta este lugar, la tripulación consiguió recuperar buena parte de la carga durante las semanas posteriores y llevarla hasta la isla, donde establecieron un campamento.

El capitán, al ver que la tripulación estaba dando buena cuenta de los barriles de licores recuperados, decidió llevar todos barriles con bebidas alcohólicas hasta otra isla cercana que acabaría por llamarse Rum Island (isla del ron).

La salud de la tripulación acampada en la isla fue deteriorándose y se registraron 4 fallecimientos.

El carpintero del barco adaptó un bote de salvamento del Sidney Cove. Este bote fue utilizado por una expedición formada por 17 de los supervivientes y que partió en busca de ayuda en dirección a Port Jackson.

La expedición no consiguió llegar a Port Jackson debido a que el bote naufragó a 600 kilómetros de su destino. Los 17 integrantes de la expedición se vieron obligados a seguir a pie por territorio desconocido y nunca antes explorado.

Tras 4 meses de penosa marcha tan solo 3 de los integrantes de la expedición lograron sobrevivir y llegar a Port Jackson, el 16 de Mayo de 1797. El resto de los integrantes de la expedición fallecieron de sed, agotamiento o a manos de las diferentes tribus de aborígenes a las que tuvieron que enfrentarse durante el viaje.

Aunque todavía bastante desconocida esta es una de las mayores historias de supervivencia registradas en Australia.

La historia de esta expedición ha podido ser reconstruida gracias al diario de William Clark, uno de los 3 supervivientes que lograron llegar a Port Jackson.

Esta historia ha sido recogida en el libro “From the edge. Australia’s Lost Histories” del historiador Mark McKenna.

La expedición de rescate del Sidney Cove

Cuando los 3 supervivientes llegaron a Port Jackson, informaron al gobernador de lo ocurrido. Se preparó entonces una expedición de rescate formada por 2 barcos, que partió desde Port Jackson rumbo a Preservation Island. El objetivo de esta expedición era el de rescatar al resto de la tripulación y recuperar la carga del Sidney Cove.

En Junio de 1797 esta expedición consiguió rescatar al resto de la tripulacion del Sidney Cove que había conseguido sobrevivir en Preservation Island. Junto con la tripulación consiguieron recuperar una pequeña parte del cargamento del barco encallado.

Pero la tragedia parecía seguir acompañando al Sidney Cove. Durante el regreso de esta expedición de rescate, uno de los navíos desapareció para siempre en alta mar. Con él desaparecieron también 8 de los supervivientes del Sidney Cove.

El otro barco consiguió llegar a Port Jackson con el resto de la tripulación del Sidney Cove y parte del cargamento. Meses después este mismo barco volvería hasta la isla para recuperar otra parte del cargamento.

El Sidney Cove, encallado frente a Preservation Island, acabó por colapsar y sus restos se hundieron antes de que la carga que todavía contenía pudiese ser rescatada.

Puedes ver un interesante reportaje sobre la fascinante historia del Sidney Cove en el siguiente vídeo (en inglés):

La recuperación de los restos del Sidney Cove

Poco se volvió a saber del Sidney Cove hasta el año 1977. Fue entonces cuando unos submarinistas aficionados descubrieron el pecio.

Desde entonces, el Servicio de Fauna Salvaje y Parques Naturales de Tasmania está colaborando con la Galería de Arte y Museo Reina Victoria ubicado en la ciudad de Launceston, Tasmania, para recuperar los restos del Sidney Cove.

Este museo ha ido recopilando, catalogando y restaurando desde entonces todos los restos recuperados del barco hundido. Entre los restos recuperados del Sidney Cove se encuentran:

  • Restos de cerámica procedentes de India y China.
  • Pieles de oveja curtidas.
  • Calzado de piel de cabra teñido con pigmentos de color rojo elaborados a base de hierro.
  • Diferentes botellas y barriles.
  • Varias partes del barco, incluyendo el timón y partes del aparejo.
  • Restos de carne salada.
  • Arroz.
  • Té.
  • Tabaco.
  • Diversas especias.

Parte de estos restos pueden ser visitados en una exposición permanente alojada en el museo. Entre estos restos se encuentran partes de la carga del Sidney Cove, partes del propio barco y diversos utensilios utilizados por su tripulación.

En esta muestra también hay restos del campamento levantado por la tripulación del Sidney Cove en Preservation Island.

Aunque una gran parte de los restos del naufragio del Sidney Cove se encuentran todavía hundidos bajo las gélidas aguas del océano, en la zona ahora conocida como Estrecho de Bass.

Entre los restos hallados en el Sidney Cove también se encontraban botellas de licores, vino tinto y cerveza. Entre ellas consiguieron recuperarse 37 botellas que permanecían aparentemente intactas. De estas 37, había 22 que todavía estaban cerradas y conservaban parte de su contenido.

Fotografías de algunas de las botellas recuperadas de entre los restos del Sidney Cove
En la imagen se muestran algunas de las botellas que fueron recuperadas de entre los restos del pecio del Sidney Cove.

Imagen cedida por: James Squire

La cerveza encontrada en el Sidney Cove

Estas botellas se encontraban envueltas en arpillera y metidas en cajas de madera con capacidad para 12 botellas. La mayoría de estas botellas fueron elaboradas a mano mediante la técnica de soplado de vidrio y sin la utilización de moldes de ningún tipo. Estas botellas son de cristal de color verde oscuro.

Gracias a la forma en la que fueron embotelladas el contenido de estas botellas se conservó hasta que estos restos fueron recuperados.

Y gracias a las frías temperaturas de las aguas del océano en la zona en la que se hundió el Sidney Cove, la levadura utilizada en la cerveza contenida en estas botellas sobrevivió hasta nuestros días.

Hasta la fecha no se conoce el caso de ninguna otra levadura que haya sobrevivido durante tanto tiempo.

En el año 1993 se enviaron muestras del contenido de estas 22 botellas al Instituto de Investigación del Vino de Australia para su análisis. El objetivo de estos análisis era el de identificar el contenido de estas botellas y determinar su estado.

Los resultados de los análisis permitieron saber que en las botellas había vino tinto y cerveza.

Una de las botellas encontradas estaba perfectamente sellada y conservaba todo su contenido. Al verla, el químico y conservador del museo David Thurrowgood se preguntó si todavía habría restos de levadura de cerveza dentro de ella.

En las declaraciones realizadas a los medios, David Thurrowgood afirmaba:

“Esto nos ofreció una posibilidad de acceder a la que posiblemente es la cerveza más antigua del mundo. Creí que podríamos cultivar su levadura y recrear una cerveza que no ha estado en nuestro planeta desde hace 220 años”.

Pasados unos años un equipo multidisciplinar formado por científicos retomó el estudio de estas muestras trabajando conjuntamente con la Galería de Arte y Museo Reina Victoria de Australia.

Pero estos científicos no creían que fuese posible que la levadura hubiese sobrevivido durante tanto tiempo.

Aunque la botella que se conservaba intacta finalmente no contenía cerveza, los restos de otras dos botellas sí contenían cerveza y a partir de ellos fue posible recuperar la tan preciada levadura utilizada durante su elaboración.

Los científicos repitieron varias veces el proceso con diferentes muestras para asegurarse de que siempre obtenían la misma raza de levadura y que ésta procedía realmente de las botellas del naufragio y no de una posible contaminación sufrida tras su recuperación.

Fruto de este intenso trabajo de investigación resultó posible aislar y recuperar muestras vivas de la cepa de levadura utilizada para elaborar la cerveza que se encontró entre los restos del Sidney Cove.

Los análisis genéticos permitieron determinar que se trataba de 2 cepas de levadura diferentes:

  • Brettanomyces: se trata de una cepa de levadura utilizada actualmente en algunos estilos de cerveza bastante minoritarios.
  • Saccharomyces Cerevisiae: es la levadura utilizada habitualmente para fabricar cerveza, pan y vino.

Sin embargo, la cepa de levadura Saccharomyces recuperada no se parecía a ninguna de las existentes en la actualidad. Se trataba de una cepa híbrida cercana a la levadura utilizada en las cervezas de estilo trapense elaboradas antiguamente en los monasterios belgas.

Podemos hablar por tanto de una cepa de levadura única y desconocida hasta ahora en nuestra era.

Se trata de una cepa de levadura de tipo Ale, es decir, indicada para elaborar cervezas de alta fermentación.

Como todo el mundo sabe, los ingredientes básicos de cualquier cerveza son:

  • Agua
  • Malta de cebada
  • Lúpulo
  • Levadura

Lo que no sabe tanta gente es que la levadura es uno de los ingredientes que más influye sobre el sabor y el carácter de la cerveza.

De modo que es de esperar que una cerveza elaborada con esta levadura recuperada del Sidney Cove sea muy diferente a todas las cervezas existentes en la actualidad.

Tras los análisis genéticos realizados a esta levadura, los científicos del Instituto de Investigación del Vino de Australia comenzaron a hacer pruebas para tratar de determinar si resultaría posible elaborar cerveza empleando la levadura recuperada.

Fotografía de algunos de los restos recuperados del naufragio del Sidney Cove
Algunos de los restos recuperados de entre los restos hundidos del Sidney Cove y que actualmente pueden ser visitados en la Galería de Arte y Museo Reina Victoria de Launceston, Australia.

Fotografías: Galería de Arte y Museo Reina Victoria, Launceston, Australia

Un poco de controversia

Algunos científicos afirman que no es posible determinar con total seguridad si la levadura recuperada procede de la cerveza hundida junto al Sidney Cove.

Existe una pequeña posibilidad de que las muestras de cerveza almacenadas en la Galería de Arte y Museo Reina Victoria se hayan contaminado en el período transcurrido desde que fueron recogidas hasta que fueron analizadas.

Pero otros científicos descartan esta hipótesis y afirman que la mejor prueba de que la levadura pertenece a la cerveza del Sidney Cove es que en la actualidad no se conoce ninguna otra levadura parecida.

Actualmente en algunos medios se habla de que existen planes para volver a la zona del naufragio, intentar recuperar más botellas y llevarlas directamente al laboratorio para su análisis.

Aunque, en la opinión de Michael Nash, el arqueólogo submarino que realizó la excavación de los restos del Sidney Covela probabilidad de encontrar nuevas botellas intactas entre los restos ya excavados del barco es prácticamente nula.

Si se consiguen recuperar nuevos restos de cerveza del Sidney Cove y pueden ser analizados antes de que sean expuestos a cualquier posible contaminación, saldremos de dudas y podremos dar por zanjada esta polémica.

Mientras tanto y mientras no se demuestre lo contario, podemos seguir soñando con que ha sido posible recuperar una cerveza de hace más de 220 años.

La recuperación de la cerveza del Sidney Cove

Tras el éxito de las pruebas de viabilidad de la levadura obtenida, la Galería de Arte y Museo Reina Victoria de Australia se asoció con la marca de cerveza artesana australiana James SquireEl objetivo de esta asociación era el de elaborar y comercializar una cerveza con la levadura de más de 220 años recuperada del Sidney Cove.

Además, esta cerveza debería ser lo más fiel posible a las cervezas que viajaban en las bodegas del malogrado carguero antes de su hundimiento.

La marca James Squire lleva el nombre del primer hombre que cultivó lúpulo y fabricó cerveza en Australia. Su fábrica de cerveza, conocida como Malt Shovel Brewery, está ubicada en Sidney.

Los maestros cerveceros de James Squire aceptaron el reto y comenzaron a trabajar en el diseño de esta cerveza.

Tras la realización de diversas pruebas, llegaron a la conclusión de que la cerveza que mejor permitiría expresar el carácter de esta singular raza de levadura sería una cerveza de alta fermentación de estilo Porter.

Esta cerveza será comercializada por el momento como una edición especial limitada bajo el nombre “The Wreck Preservation Ale”.

Esta cerveza tiene un amargor de 30 IBUs y en torno al 6% de alcohol por volumen.

En su elaboración se emplearon 5 tipos diferentes de malta de cebada y 2 variedades de lúpulo de origen inglés: Fuggles y Bramling Cross.

La cerveza "The Wreck Preservation Ale" tiene un sabor maltoso con notas de chocolate, malta tostada y sabores torrefactos. Además, los lúpulos de origen inglés proporcionan un suave amargor con notas terrosas, cítricas y grosella negra.

La propia levadura añade a esta cerveza una buena cantidad de compuestos fenólicos que le otorgan notas especiadas.

Inicialmente será distribuida a los brewpubs australianos a partir de Junio de este mismo año 2018, en donde estará disponible por tiempo limitado.

Parte del dinero recaudado con la venta de la cerveza “The Wreck Preservation Ale” será empleado para que la Galería de Arte y Museo de la Reina Victoria pueda continuar con las investigaciones y la excavación en torno a los restos del navío Sidney Cove.

Fotografía de un vaso de cerveza The Wreck Preservation Ale
Un vaso de la cerveza "The Wreck Preservation Ale" elaborada con la levadura recuperada de los restos del hundimiento del Sidney Cove.

¿Por qué se elaboró una cerveza del estilo Porter?

El hecho de que los maestros cerveceros de James Squire decidiesen usar esta levadura única para elaborar una cerveza del estilo Porter no es algo casual.

En la fábrica de cerveza de James Squire se realizaron múltiples pruebas para ver qué estilo de cerveza permitía que el carácter de esta nueva levadura pudiese apreciarse en su máxima expresión.

Pero además, el estilo de cerveza escogido debía ser fiel a las cervezas consumidas en la época del Sidney Cove. Y también debía permitir que la cerveza resultante pudiese ser disfrutada por todo el mundo.

Finalmente el estilo Porter resultó ser el que mejor permitía lograr estos objetivos.

Este estilo de cerveza era la cerveza predilecta de la clase obrera en la época en la que el Sidney Cove inició su malogrado viaje.

El nombre de Porter hace referencia a este hecho ya que es así como se denominaba a los porteadores (porters) que trabajaban en los muelles y mercados ingleses en aquella época.

Aunque este estilo de cerveza se ha transformado enormemente desde entonces. En la actualidad se trata de un tipo de cerveza de color marrón y de carácter maltoso.

¿Cómo puedo probar la cerveza The Wreck Preservation Ale?

La cerveza "The Wreck Preservation Ale" se presentará en el Gran Festival de Cerveza Artesana de Melbourne, que se celebrará entre el 18 y el 20 de Mayo de 2018.

Después, esta cerveza se servirá en el nuevo brewpub de la marca James Squire en Sidney y en el gran festival de cerveza artesana de esta ciudad.

A partir de Junio esta cerveza estará disponible en todos los brewpubs de James Squire en Australia durante un tiempo limitado.

¿Puedo probar la cerveza The Wreck Preservation Ale sin ir a Australia?

Esa misma pregunta es la que nosotros nos hemos realizado. Y como no conocíamos la respuesta, nos hemos puesto en contacto con James Squire.

Desde esta fábrica de cerveza nos indican que quizás sea posible probar la cerveza "The Wreck Preservation Ale" sin necesidad de tener que ir a Australia.

Los responsables de James Squire nos han asegurado que hasta el momento lo que pueden confirmarnos es que esta cerveza también se comercializará en botellas de 750 mililitros. Estas botellas probablemente se venderán en las tiendas minoristas de bebidas Dan Murphy’s.

Por el momento no nos han podido confirmar con total seguridad si estas botellas serán comercializadas fuera de Australia.

Aunque es posible que si la fascinante historia de esta cerveza de hace más de 220 años logra ser conocida por un número suficiente de personas fuera de Australia, se cree la demanda suficiente como para hacer posible su exportación fuera de Australia.

Ojalá que esto sea así y que no tengamos que seguir soñando con cómo sería una cerveza Porter de hace 220 años.

Un arqueólogo submarino recuperando restos del pecio del Sidney Cove
Arqueólogos submarinos del Servicio de Fauna Salvaje y Parques Naturales de Tasmania trabajando en la recuperación de los restos del Sidney Cove.

Más información

A continuación encontrarás una serie de enlaces en los que podrás encontrar más información sobre la cerveza "The Wreck Preservation Ale" y sobre la fascinante historia del naufragio del Sidney Cove:

Agradecimientos

Desde Basmatic nos gustaría dar las gracias especialmente a:

  • La fábrica de cerveza James Squire: por facilitarnos información e imágenes sobre la cerveza "The Wreck Preservation Ale".
  • Michael Nash, del Servicio de Fauna Salvaje y Parques Naturales de Tasmania y arqueólogo submarino que realizó la investigación del pecio del Sidney Cove y del campamento de los supervivientes del naufragio: por facilitarnos imágenes e información con la que elaborar este artículo.

¿Tienes alguna duda u opinión que quieras compartir con nosotros? ¡Este es tu espacio! Déjanos tu comentario:

Basmatic participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a Amazon.es. Más información.