Superbags: el utensilio que hará que digas adiós a estameñas, coladores y chinos.

En este artículo te explicamos qué es una superbag y cuáles son sus usos en la cocinaComo verás enseguida, se trata de uno de los utensilios de cocina más baratos y a los que se les puede sacar más partido.

Si compras una de estas superbags lo más probable es que te ocurra lo que a nosotros y que acabes arrinconando coladores, chinos, filtros y estameñas y acabes usando la superbag en lugar de esos utensilios de cocina.

A continuación de explicamos por qué nos gusta tanto este gadget de cocina y te contamos todos sus posibles usos y todas sus ventajas.

¿Qué es una superbag?

Una superbag no es más que un colador reutilizable en forma de bolsa. Esta bolsa está fabricada en algún material sintético, normalmente nailon, formando una malla extremadamente fina.

El filtrado realizado con una de estas bolsas puede ser mucho más fino que el que se consigue con la mayoría de coladores, estameñas y chinos que tenemos habitualmente en nuestras cocinas domésticas.

La superbag es similar a una estameña o a las gasas que se suelen usar en la industria láctea para separar el queso del suero, pero presenta muchas ventajas frente a estas.

Una de las principales ventajas reside en que la superbag se confecciona con materiales sintéticos en los que es mucho más difícil que se desarrollen bacterias.

Además, estos materiales normalmente pueden ser lavados en el lavavajillas. De este modo se consigue una limpieza y una desinfección de la malla superior a la que podemos lograr con un lavado a mano.

Los coladores superbag son extremadamente resistentes, por lo que podemos usarlos tantas veces como queramos. Tan solo tenemos que lavarlos bien tras cada uso, preferiblemente en el lavavajillas.

Además, al ser muy flexible, resistente y tener forma de bolsa podemos apretar y retorcer la superbag para así filtrar más rápido su contenido.

Suele contar con un cordón en su parte superior. Este cordón nos permite cerrar la bolsa, facilitándonos la labor de retorcerla y apretarla sin que se salga su contenido. 

Esto también nos permite situar la superbag dentro de una jarra o recipiente. Si damos la vuelta a la parte superior de la bolsa y apretamos el cordón conseguiremos sostener la superbag dentro del recipiente sin que se caiga.

De este modo tendremos las manos libres para trabajar e introducir los alimentos dentro de la bolsa.

Este cordón también nos permite colgar la superbag para no tener que sujetarla mientras la usamos o mientras se seca.

Superbag fabricada en nailon con cordón de cierre
Imagen de una superbag fabricada en malla de nylon. Este modelo incorpora un cordón en su zona de apertura para poder cerrar la superbag.

¿En qué se diferencia una superbag de un colador, una estameña o un chino?

La principal diferencia reside en que el filtrado realizado con una superbag es mucho más fino.

La superbag eliminará muchos más residuos sólidos que un colador, una estameña o un “chino”. Esto se debe a que la apertura de su malla, también conocida como tamaño de poro, es mucho más pequeña.

Los líquidos obtenidos tras filtrar a través de una superbag son mucho más limpios y contienen muchas menos impurezas que los obtenidos con esos otros utensilios.

¿Cómo se utiliza la superbag?

Las superbags son muy sencillas de usar. Tan solo tenemos que colocar la superbag dentro de un recipiente adecuado y echar dentro de ella el líquido o sustancia que queremos filtrar.

Después tan solo tendremos que esperar a que el líquido se vaya filtrando a través de la malla de la superbag y vaya cayendo dentro del recipiente.

En esos casos podemos apretar y retorcer la superbag para acelerar el proceso de filtrado.

Ten en cuenta también que las superbags se comercializan con diferentes tamaños de poro. Debes escoger el tamaño de poro adecuado para la sustancia que vayas a filtrar.

De lo contrario podría llegar a ocurrirte que toda la sustancia que pretendes filtrar se quede dentro de la superbag.

Puedes ver cómo se usa una superbag y algunos de sus usos más comunes en el siguiente vídeo. Aunque no domines el inglés, viéndolo puedes hacerte una muy buena idea de cómo se usan las bolsas superbag: 

Usos de la superbag en la cocina

Los filtros o coladores de tipo superbag son realmente versátiles y tienen múltiples usos dentro de la cocina. A continuación enumeramos algunos de los usos más comunes de las superbags:

  • Para sustituir a los filtros de café. También te resultarán especialmente útiles para elaborar café mediante la técnica de “cold brew” o de infusión en frío.
  • Para filtrar otras infusiones, como las de: té, menta, manzanilla, etc.
  • Para filtrar aceite usado, eliminando todas las impurezas y residuos sólidos después de una fritura.
  • Para filtrar una ajada, eliminando los trozos de ajo y todo el pimentón, dejando únicamente el aceite infusionado con todo su sabor y color. Puedes guardar esta ajada filtrada en el frigorífico dentro de un biberón de cocina durante bastante tiempo sin que pierda sus propiedades.
  • Para filtrar o decantar vino, eliminando posos y residuos.
  • Para filtrar licores caseros como pacharán, licor café, etc. De este modo obtendrás un licor perfectamente limpio y libre de cualquier residuo sólido.
  • Para filtrar y clarificar consomés. De este modo ahorrarás un montón de tiempo ya que puedes saltarte el laborioso proceso de clarificación.
  • Para filtrar caldos y fondos de carne. Obtendrás unos caldos perfectamente limpios que posteriormente podrás desgrasar y congelar para usos futuros.
  • Para filtrar caldos de verduras.
  • Para obtener una textura mucho más fina al elaborar cremas, salsas y purés. Suele usarse para obtener cremas de espárragos o guisantes con una textura extremadamente fina.
  • Para aplicar las técnicas de texturas de la cocina molecular.
  • Para obtener aguas con un sabor muy potente a partir de purés, o cremas espesas.
  • Para mejorar la textura de platos de textura líquida o cremosa, como por ejemplo:
    • El ajoblanco.
    • El gazpacho.
    • La vichyssoise.
    • Cremas de verduras.
    • Mermeladas.
    • Etc.
  • Para obtener zumos de frutas como: piña, mango, etc. Toda la pulpa, pepitas y demás residuos fibrosos se quedarán dentro de la superbag y conseguirás extraer absolutamente todo el zumo. Esto te permitirá hacer deliciosos smoothies.
  • Para obtener agua de tomate, melón, sandía, aceituna y otras frutas. Con estas aguas llenas de sabor puedes elaborar:
    • Esferificaciones.
    • Gelatinas.
    • Aires.
    • Espumas.
    • Etc.
  • Para elaborar leches vegetales como:
    • Leche de soja.
    • Leche de almendras.
    • Leche de avena.
    • Leche de coco.
    • Etc.
  • Para elaborar horchata de chufa.
  • Para eliminar cualquier impureza del agua de cocción de mariscos como: mejillones, almejas, etc.
  • Para elaborar requesones y quesos, separando completamente el suero del queso.
  • Para preparar yogures caseros, eliminando por completo el suero.
  • Para elaborar germinados.

¿En qué debo fijarme al comprar una superbag?

Estas son las cosas realmente importantes en las que debes fijarte al comprar una superbag:

  • El material de fabricación.
  • El tamaño de poro o anchura de malla.
  • La apertura de la bolsa.
  • El volumen máximo admitido dentro de la bolsa.

A continuación te explicamos por qué es importante tener en cuenta cada uno de estos aspectos para que puedas hacer una buena compra.

Material de fabricación

Te recomendamos que compres una superbag fabricada en nailon o algún otro material inerte y sintético.

Evita las bolsas fabricadas en tela, algodón y otros materiales naturales, ya que:

  • Son menos resistentes.
  • Son mucho menos duraderas.
  • Son mucho más difíciles de limpiar.
  • Son mucho menos higiénicas.
  • Realizan un filtrado mucho menos efectivo que el realizado por las superbags fabricadas con tejidos sintéticos.

Tamaño de poro o anchura de malla

Una superbag no es más que una bolsa fabricada a patir de una malla muy fina.

Este diámetro suele medirse en micras. Una micra o micrómetro no es más que la millonésima parte de un metro. Es decir, una micra es la milésima parte de un milímetro.

La micra es una unidad realmente pequeña. Para que te hagas una idea, un cabello humano tiene un diámetro de entre 70 y 80 micras.

Las bolsas filtrantes superbag suelen comercializarse en diferentes versiones que se diferencian en el tamaño de poro.

Los tamaños de poro más habituales en las superbag que se encuentran a la venta son:

  • 50 micras.
  • 100 micras.
  • 200 micras.
  • 250 micras.
  • 400 micras.

Esto quiere decir que si compras una superbag de 50 micras, cualquier residuo sólido que tenga un tamaño mayor de 50 micras no podrá atravesar la malla.

De modo que debes tener en cuenta los usos principales que vayas a darle a tu superbag para escoger la anchura de malla más adecuada.

Si vas a utilizar la superbag para colar cremas de verduras o líquidos muy densos o viscosos, es mejor que escojas un tamaño de poro mayor. Para estos casos resulta ideal la superbag de 400 micras.

La superbag de 400 micras realiza un filtrado un poco más fino que el obtenido mediante un chino.

Si lo que quieres es colar caldos, filtrar aceites, elaborar leches vegetales o zumos de frutas, entonces te aconsejamos comprar una superbag de 200 ó 250 micras. Este tamaño también resulta adecuado para elaborar queso y separar por completo el suero.

Si vas a usar la superbag para colar licores caseros, infusiones, café o líquidos muy poco densos, entonces puedes comprar una superbag de 50 ó 100 micras.

La superbag de 100 micras también es el tamaño más adecuado para decantar y filtrar vinos, eliminando posos, restos de corchos y otras impurezas.

Este tamaño de malla también resulta adecuado para líquidos que contienen pocos residuos sólidos o líquidos en los que los residuos son de tamaño muy pequeño.

Las superbag con tamaño de poro de 100 micras también pueden usarse para colar caldos cuando se quiere realizar un filtrado extremadamente fino y obtener un caldo muy limpio y libre de hasta los residuos más pequeños.

Este tamaño de poro también se utiliza para clarificar consomés y obtener aguas de frutas. Aunque para estas labores suelen obtenerse mejores resultados con tamaños de poro aún más pequeños, siendo habitual utilizar superbags de 25 micras o incluso menos.

Pero recuerda que las superbags son muy resistentes. Una vez tienes dentro la sustancia que quieres filtrar, puedes apretar y retorcer la superbag para acelerar el proceso de filtrado.

Esto te permitirá ahorrar tiempo, especialmente en el caso de que estés usando una superbag con un tamaño de poro demasiado pequeño para la sustancia que estás tratando de colar.

Dado que el precio actual de las superbags es bastante asequible, una buena opción consiste en comprar varias superbags con diferentes tamaños de poro.

Mano dentro de una superbag mostrando la fina malla que la forma
En la imagen puedes ver la fina malla que forma la superbag. A la hora de comprar la superbag puedes escoger el tamaño de los agujeros de esta malla.

Apertura de la bolsa superbag

La superbag tiene forma de bolsa y su apertura puede estar fabricada en diferentes materiales

Algunas superbags tienen esta apertura fabricada en el mismo material que el resto de la bolsa. Algunas de ellas incorporan un cordón que nos permite cerrar la bolsa para que su contenido no se salga. Esto resulta útil cuando queremos apretar y retorcer la bolsa para exprimir al máximo su contenido.

En cambio, otras superbags tienen su apertura fabricada en algún material plástico con cierta rigidez. Estas superbags con la apertura rígida tienen la ventaja de que son más fáciles de mantener abiertas mientras introducimos los alimentos en su interior.

Aunque tienen el inconveniente de que por lo general son más difíciles de cerrar si lo que buscamos es cerrar la bolsa por completo. Suelen incorporar un gancho que nos permite colgar la superbag mientras realiza su función.

En función de los usos que le des a tu superbag te resultará más adecuado un tipo u otro de apertura.

Volumen máximo de la superbag

Este es el último aspecto importante en el que debes fijarte antes de comprar una superbag.

Las superbags suelen comercializarse en varios tamaños diferentes. Cada uno de estos tamaños es capaz de albergar un volumen máximo de líquido a filtrar.

Los volúmenes máximos más habituales con los que se fabrican estas bolsas filtrantes son:

  • 1,3 litros.
  • 2 litros.
  • 8 litros.

¿Cuánto cuesta y dónde puedo comprar una superbag?

Puedes comprar una superbag en cualquier tienda especializada en utensilios y menaje de cocina.

El precio de una superbag oscilará en función del material en el que esté fabricada, el tamaño de poro y el volumen máximo de líquido que pueda contener.

Nosotros hemos obtenido muy buenos resultados con las bolsas superbag de la marca Naturseed que te mostramos a continuación.

Superbag de la marca Naturseed

Superbag de la marca Naturseed

La superbag de la marca Naturseed proporciona estupendos resultados a la hora de elaborar leches vegetales y zumos de frutas.

La superbag de la marca Naturseed no solo nos ha dado un excelente resultado. Además, al comprarla a través de Amazon hemos recibido una excelente atención al cliente y nos han regalado un ebook con recetas.

Resulta especialmente adecuada para elaborar leches vegetales (almendra, avena, coco, arroz, etc.) y todo tipo de zumos de frutas y verduras.

También existen modelos de superbag pensados para ser usados conjuntamente con un colador de acero. Estas superbags tienen la misma forma cónica de un colador, como puedes ver en el siguiente modelo que se encuentra a la venta en Amazon.

Superbag diseñada para ser usada conjuntamente con un colador de acero

Superbags para coladores de acero

Las superbags de forma cónica están pensadas para ser usadas dentro de un colador de acero inoxidable.

Además, en Amazon puedes encontrar otras marcas que comercializan bolsas superbag. Puedes comprobar el precio en Amazon de cada una de ellas pulsando sobre el siguiente enlace.

¿Cómo se lava la superbag?

Una vez que hayas terminado de usar la superbag, debes limpiarla siempre antes de guardarla hasta el siguiente uso.

Para limpiarla debes darle la vuelta a la bolsa, retirar los residuos y a continuación ponerla bajo el grifo.

Utiliza el chorro de agua para eliminar cualquier resto de residuos sólidos que haya quedado, prestando especial atención a los bordes y costuras.

Una vez hayas limpiado de este modo la bolsa, introdúcela en el lavajillas. Asegúrate de que la parte exterior de la bolsa es la que estaba en el interior mientras la usabas para colar.

Utiliza en el lavavajillas un programa de limpieza en el que se alcancen temperaturas de 50ºC o más. De este modo la bolsa quedará higienizada y lista para ser guardada hasta el siguiente uso.

Cuando saques la superbag del lavavajillas, seca bien cualquier resto de humedad que haya podido quedar y dale la vuelta.

Por último guárdala en un lugar limpio y seco hasta que necesites volver a utilizarla.

¿Puedo utilizar la superbag con líquidos calientes?

Dependerá del material con el que esté fabricada tu superbag.

En el caso del nailon, que es el material más utilizado para la fabricación de superbags, existe un estudio realizado por la Administración Alimentaria Estadounidense (FDA) sobre diferentes tipos de nailon y su uso en la cocina.

Algunos de ellos se consideran seguros hasta temperaturas superiores a los 100ºC mientras que otros tan solo resultan seguros hasta temperaturas de 40ºC.

Aunque si lo que buscas es una superbag que te sirva para colar y filtrar sustancias calientes habitualmente, puedes comprar alguno de los modelos que pueden utilizarse con seguridad con líquidos calientes.

Ten en cuenta que el agua hirviendo tendrá normalmente una temperatura de 100ºC. Sin embargo, una grasa que se encuentre dentro de esa agua hirviendo tendrá una temperatura bastante superior.

De modo que las superbags que soportan hasta 100ºC no deberían utilizarse para filtrar aceites calientes ni líquidos muy calientes con contenido graso.

Hay personas que usan la superbag para cocinar dentro de ella garbanzos y otras legumbres. Especialmente cuando cocinan garbanzos o habas dentro de un cocido.

Según lo que ya hemos explicado, esta práctica no es muy recomendable a no ser que estés completamente seguro de que el material con el que está fabricada tu superbag es completamente seguro a la temperatura de cocción utilizada.

Además, para este tipo de usos existen utensilios de cocina mucho más adecuados que una superbag.

Superbag elaborada en malla de nailon con apertura flexible de malla y cordón de cierre
Las superbags elaboradas completamente en malla de nailon tienen una apertura flexible que se cierra con un cordón.

Ventajas de la superbag

A continuación te resumimos las principales ventajas de las superbags, según nuestro criterio:

  • Permiten hacer un filtrado muy fino de todo tipo de líquidos y cremas.
  • Son tremendamente versátiles y sus usos en la cocina son innumerables.
  • Son reutilizables.
  • Son muy duraderas y resistentes.
  • Apenas ocupan espacio en nuestra cocina.
  • Puedes apretarlas y retorcerlas para acelerar el proceso de filtrado.
  • Puedes lavarlas fácilmente y también puedes lavarlas en el lavavajillas.
  • Se secan muy rápidamente una vez lavadas.
  • Están fabricadas en materiales que dificultan la proliferación de bacterias y otros microorganismos patógenos.
  • Su precio resulta muy asequible.
  • Están disponibles en diferentes tamaños y con diferentes tamaños de poro.
  • Al poder lavarlas en el lavavajillas podemos evitar la contaminación de sabores cuando las usamos con diferentes ingredientes. Esta contaminación suele ocurrir con las estameñas y otros tipos de filtros.
  • Resultan mucho más prácticas e higiénicas que las muselinas, las telas de algodón para filtrar y las estameñas.
  • Evitan los sabores metálicos que se transfieren en ocasiones a los alimentos al utilizar chinos, embudos y coladores de metal.

Desventajas de la superbag

Estas son, según nuestro criterio, las principales desventajas de las bolsas para filtrar de tipo superbag:

  • Algunas superbags no pueden usarse de forma segura para filtrar sustancias calientes.
  • Pueden teñirse del color de las sustancias filtradas, especialmente si esas sustancias están calientes.
  • Pueden llegar a teñirse incluso filtrando sustancias frías como verduras de color verde intenso, remolacha, etc.
  • Es difícil encontrar superbags de tamaño intermedio entre los tamaños más pequeños y los más grandes.
  • La velocidad de filtrado puede resultar algo lenta, aunque podemos acelerarla retorciendo y apretando la superbag.

¿Tienes alguna duda u opinión que quieras compartir con nosotros? ¡Este es tu espacio! Déjanos tu comentario: