Raíz de galanga, galangal o jengibre azul

En Basmatic nos encanta ayudaros a descubrir nuevos ingredientes con los que aportar un toque exótico y diferente a vuestros platos.

Así que, cada vez que hacemos un nuevo descubrimiento que pasa a formar parte de nuestros ingredientes culinarios favoritos, escribimos un artículo para compartir ese descubrimiento con nuestros lectores.

Y hoy queremos hablarte de un ingrediente que hemos descubierto recientemente y que nos encanta: la galanga.

A continuación te explicamos qué es la galanga, con qué otros nombres se la conoce y dónde puedes comprarla.

Además te explicamos los principales usos de la galanga en la cocina y te damos unos cuantos trucos para sacarle el mayor partido a este exótico ingrediente.

¿Qué es la galanga?

La galanga es un tallo subterráneo muy aromático, similar al jengibre y que se usa como ingrediente culinario, especialmente en la cocina asiática.

Además, la galanga se ha usado como remedio en algunas medicinas tradicionales como la medicina china.

Pertenece a la familia de plantas herbáceas Zingiberaceae, al igual que el cardamomo, la cúrcuma y el jengibre.

La galanga también se conoce con otros nombres, como:

  • Galangal.
  • Jengibre azul.
  • Jengibre tailandés.
  • Raíz de galanga.

El nombre de galanga se utiliza para referirse al tallo subterráneo o rizoma de estas cuatro plantas:

  1. Alpinia galanga: también se conoce con el nombre de galanga mayorgalanga verdadera de la india. Es originaria de Java y en Indonesia también se la conoce con el nombre de Laos. Su piel es entre marrón y anaranjada y su interior puede ser blanco o amarillo pálido. Suele comercializarse en láminas o en polvo. Se usa como condimento en Tailandia, Malasia, Indonesia, Camboya, sur de China, Vietnam y algunas partes de la India. Tiene un sabor dulce y picante y un aroma que recuerda al jengibre, al alcanfor, a la pimienta negra y a las acículas de pino.
  2. Kaempferia galanga: también llamada galanga negra, kencur o jengibre de arena. Se usa como condimento en el sudeste asiático. Su piel es roja y su interior blanco. Su aroma y sabor son dulces con toques picantes.
  3. Boesenbergia rotunda: también conocida como jengibre chino.
  4. Alpinia officinarum: se la conoce también con el nombre de galanga menor y es originaria de China, aunque su uso es reducido en la cocina de esa región. Sí se usa como condimento en Indonesia e Indochina. Su interior es entre marrón y rojizo y es muy aromática. Su aroma recuerda al del jengibre y su sabor recuerda también al jengibre y es algo picante. Tiene un sabor más dulce que el de la Alpinia galanga.

Por este motivo, cuando hablemos de galanga en el resto de este artículo y salvo que se especifique lo contrario nos estaremos refiriendo a la Alpinia galanga.

Actualmente la galanga no es demasiado conocida en el mundo occidental. Sin embargo, esta especia era muy apreciada en Europa durante la Edad Media.

Prueba de ello es que en este libro de cocina andaluza del Siglo XIII, cuyo autor es desconocido, y que contiene 345 recetas de la época, la galanga se utiliza en el 4% de estas recetas.

Galanga, variedad Boesenbergia rotunda
Imagen de Boesenbergia rotunda, una de las cuatro plantas a las que puede referirse la palabra galanga.

Créditos de la imagen: Wikimedia Commons.

¿A qué sabe y huele la galanga?

La galanga fresca tiene un aroma y un sabor muy refrescantesSu sabor es ligeramente especiado y es tanto dulce como picante.

Este sabor resulta tan característico que resulta difícil sustituir esta especia.

En cambio, la galanga seca tiene un sabor no tan refrescante y más especiado. Su sabor es parecido al del jengibre y con algunos matices que recuerdan a la canela.

Propiedades de la galanga

La galanga ha venido utilizándose desde muy antiguo en diversas medicinas tradicionales como la medicina china o la malasia.

Hasta la fecha se han realizado diversos estudios científicos para estudiar las propiedades de la galanga y sus posibles usos en medicina.

Que sepamos, a día de hoy no existen medicamentos elaborados a partir de la galanga.

¿Cómo se utiliza la galanga?

Si se trata de galanga fresca debes utilizarla como el jengibre. Retira la parte exterior del rizoma y una vez retirada esta especie de piel, puedes cortarla en rodajas, picarla finamente, machacarla en un mortero o rallarla, en función del tipo de receta que vayas a elaborar.

Si se trata de galanga seca, rehidrátala en agua tibia. Una vez rehidratada el tratamiento será similar al de la galanga fresca.

Si utilizas galanga fresca o seca cortada en rodajas, retírala una vez finalizado el plato pues ya habrá aportado todo su aroma y sabor y su textura no resulta demasiado agradable, resultando demasiado dura y correosa.

En caso de que estés utilizando galanga en polvo, simplemente tendrás que añadir la cantidad deseada.

Usos de la galanga en la cocina

Pescado elaborado con galanga según una receta tradicional de la cocina tailandesa
En la imagen puedes ver un plato de "Pla nin thot samun prai", una receta de pescado tailandesa en la que se utiliza galanga.

Créditos de la imagen: Wikimedia Commons.

La galanga es muy usada como especia en diferentes cocinas asiáticas como la cocina tailandesa, indonesia y vietnamita.

En estas cocinas suele utilizarse para aportar su característico sabor y aroma a todo tipo de sopas, salsas y caldos.

Añadiendo unas rodajas de galanga a cualquier caldo, obtendrás un delicioso toque exótico y muy aromático que te transportará automáticamente al sudeste asiático.

También suele utilizarse en recetas de pescado y marisco, normalmente en compañía de otros ingredientes como:

  • Limón.
  • Lima.
  • Nuez moscada.
  • Leche de coco.
  • Ajo.
  • Jengibre.

Resulta habitual su uso en todo tipo de recetas de curry de pescado.

En estas cocinas asiáticas también resulta habitual añadir un poco de galanga como potenciador del sabor a diversas preparaciones realizadas en el wok. En ocasiones también se añade cortada en rodajas en recetas que incorporan diferentes vegetales.

Su uso también resulta habitual para potenciar el sabor de recetas de pollo y todo tipo de carnes guisadas y asadas.

Cuando la galanga no se usa en polvo, se retira antes de servir debido a que su textura es dura y leñosa.

La galanga es uno de los ingredientes del Tempeh, un pastel de habas de soja fermentadas que es una receta tradicional de la cocina de Indonesia.

La galanga es también uno de los ingredientes básicos utilizados para la elaboración de pasta de curry tailandés. También resulta habitual añadir galanga a la conocida mezcla de cinco especias chinas

También se utiliza en otras mezclas de especias, normalmente junto a especias como:

  • Macis.
  • Canela.
  • Clavo.
  • Pimienta negra.
  • Cardamomo.

Si alguna vez has estado en Bali, seguro que has probado el delicioso pato asado típico de la región conocido como “bebek betutu”. La galanga menor es uno de los ingredientes principales de este plato tradicional balinés.

La incorporación de galanga para aportar sabor a diferentes licores resulta habitual en diferentes países. Así, a modo de ejemplo:

  • En Polonia la galanga se utiliza para dar sabor al vodka.
  • En rusia se utiliza para dar sabor al vinagre y al licor conocido como Nastoyka.
  • En Francia se utiliza para elaborar algunas variedades del licor Chartreuse

En Estonia y Lituania la galanga también se utiliza como especia.

En algunas zonas de Asia resulta frecuente la elaboración de gelatinas y bebidas a las que se aporta sabor con la galanga.

Los tártaros también consumen un té elaborado a partir de galanga.

¿En qué formatos se comercializa la galanga?

Galanga en sus diferentes formatos de comercialización: galanga fresca, galanga seca y galanga en polvo
En la imagen puedes ver los 3 formatos más habituales en los que se comercializa la galanga: galanga fresca, galanga seca y galanga en polvo.

La galanga normalmente se encuentra a la venta en 3 formatos diferentes:

  • Galanga fresca: es el propio rizoma o tallo subterráneo, tal cual se extrae de la tierra.
  • Galanga seca: suele venderse en finas láminas de unos 3 mm de espesor. Estas láminas son un buen sustituto cuando no encontramos galanga fresca.
  • Galanga en polvo: una vez seca, se muele hasta convertirla en polvo. Una cucharada de té de galanga en polvo equivale a una rodaja de galanga seca o fresca de aproximadamente 1 centímetro de espesor. La galanga en polvo no tiene un sabor y un aroma tan intensos como los de la galanga fresca.

La galanga fresca es la más aromática. Por ello, en los países del sudeste asiático el uso de la galanga seca o en polvo suele estar limitado a aquellos casos en los que no se dispone de galanga fresca.

La galanga seca o en polvo, aunque también es tremendamente aromática, resulta más dulce y especiada, con un sabor intermedio entre la canela y el jengibre.

Si compras galanga en polvo, guárdala en un recipiente hermético. Si quieres conservar todas sus propiedades organolépticas, es mejor consumirla en un corto espacio de tiempo.

Aunque no resulta tan habitual, también es posible encontrar la galanga congelada en rodajas e incluso encurtida. También se comercializa pasta de galanga, pero este tipo de pastas suelen incluir otros ingredientes además de la galanga.

¿Cuál es la mejor forma de conservar la galanga?

Para mantener todas sus propiedades aromáticas, conserva la galanga fresca en la neveraEnvuélvela sin pelar en un papel absorbente y después introdúcela dentro de una bolsa hermética de tipo Zip.

De este modo prolongarás la vida útil de la galanga fresca, que mantendrá todas sus cualidades durante unos días.

Una vez que tienes la galanga envuelta en papel absorbente y dentro de una bolsa hermética, puedes congelarla. La galanga congelada de esta forma mantendrá todas sus propiedades y sabor hasta que necesites utilizarla. Cuando llegue ese momento, no es necesario que la descongeles.

La forma ideal de conservar galanga seca o en polvo es dentro de un frasco hermético. Asegúrate de que el frasco esté bien seco antes de introducir la galanga. De este modo la galanga conservará todo su aroma y sabor durante mucho más tiempo y no se humedecerá.

Rizoma de Alpinia Galanga fresca
Puedes conservar la raíz de galanga fresca durante varios días en el frigorífico envolviéndola en papel absorbente e introduciéndola a continuación en una bolsa tipo Zip.

¿Dónde puedo comprar galanga?

Si no vives en un país del sudeste asiático es muy probable que te resulte difícil encontrar galanga fresca en el mercado. Es posible que logres encontrarla en tiendas gourmet y tiendas especializadas en ingredientes culinarios orientales.

Afortunadamente para aquellos que no vivimos en una gran ciudad, hoy en día gracias a Internet podemos conseguir galanga de forma muy sencilla.

De hecho en Amazon puedes encontrar galanga seca, en polvo e incluso galanga fresca importada directamente desde Tailandia.

Puedes consultar los precios en Amazon de todas estas variedades de galanga pulsando sobre el siguiente botón:

¿Por qué otro ingrediente puedo sustituir la galanga?

La galanga es un ingrediente con un sabor muy característico y que no encontrarás en ninguna otra especia.

Si vas a hacer una receta con galanga y no tienes este ingrediente en tu despensa y necesitas sustituirlo por otro, seguramente el que tiene un aroma y sabor más parecido es el jengibre.

De modo que el jengibre sería el sustituto natural y más lógico de la galanga en cualquier receta que incorpore este ingrediente.

En cuanto a la cantidades, si vas a sustituir la galanga por jengibre en una receta, utiliza la misma cantidad de jengibre que la que la receta recomienda utilizar de galanga.

¿Son lo mismo la galanga y el jengibre?

A la izquierda raíz de jengibre, a la derecha raíz de galanga
A la izquierda puedes ver raíz de jengibre. A la derecha puedes ver raíz de galanga. Las diferencias a nivel visual son evidentes.

No, aunque ambos son rizomas, se trata de plantas diferentes.

Ambas raíces tienen sabores y aromas parecidos pero distintos.

El jengibre tiene un un sabor más fresco y especiado mientras que la galanga tiene un sabor más cítrico que recuerda a las agujas de pino.

Además, la piel de la raíz de galanga tiene un tono más rojizo. Los anillos que la forman destacan más que en el caso del jengibre.

La piel de la galanga resulta más difícil de retirar que la del jengibre.

En el siguiente vídeo, incluso aunque no sepas inglés, podrás apreciar perfectamente las diferencias entre la galanga y el jengibre.

¿Tienes alguna duda u opinión que quieras compartir con nosotros? ¡Este es tu espacio! Déjanos tu comentario: